Elegir correctamente el nombre de tu web puede parecer a priori una sencilla tarea, sin embargo, existen detalles que no debes descuidar. A continuación se detallan los aspectos básicos a tener en cuenta durante el trámite de elección y registro de tu dominio web:

Elige un nombre identificativo y breve.

El primer paso para elegir correctamente tu nombre de dominio es que sea fácilmente identificable con tu proyecto, incluyendo palabras clave como “ropa” si tienes una tienda de moda online. Además, el nombre debe ser de cierta longitud, pues un nombre excesivamente largo será más difícil de recordar y producirá confusión en los usuarios.

Evita confusiones.

 El dominio ha de ser breve, sencillo de escribir y especialmente fácil de pronunciar, pues de otra manera será difícil de escribir y dispersará las visitas a tu sitio web, con la consiguiente pérdida de potencial mercado, si se trata de una página corporativa.

Elige una extensión correcta.

Dependiendo de los objetivos de tu web será conveniente elegir una extensión u otra. Por ejemplo, si quieres potenciar una web educativa, puedes utilizar una extensión .edu, sin embargo, si tu web es una tienda de moda que desarrolla su actividad en un país concreto, es conveniente que utilices un dominio geográfico determinado.

Registra la marca.

Si tu idea es crear un dominio corporativo será conveniente, si no lo has hecho a priori, que registres el nombre como Marca en el registro correspondiente, de esta manera asegurarás la exclusividad tanto de la web como de los productos en ella vendidos.

No pierdas de vista la legislación.

Registrar un dominio web a nuestro nombre supone la realización de determinados trámites legales y es por ello que debes cerciorarte de que la agencia que va a llevar a cabo el registro esté acreditada ante ICANN. Por otra parte, existen requisitos legales concretos para cada extensión de dominio.

Tu finalidad es crear una web.

Por norma general cuando se registra un dominio web la intención final es crear una página. Por eso, una vez tenemos el dominio en nuestro poder, debemos encontrar un plan de alojamiento (hosting) y la gestión de la web, que puede ser ofertada, incluso, por la misma agencia que nos tramita el registro.

Una vez realizados los pasos de registro, y tras haber seguido los consejos básicos, se ha de proceder a configurar el dominio para conectarlo con la dirección IP con la que queremos identificarnos, de esto se encargará el servidor (DNS). Tras la correcta estructuración de la web y la conexión de la IP con el dominio, ya podemos empezar a utilizar nuestro sitio web..

Otros artículos que pueden ser interesantes para usted:

By | 2018-11-19T14:27:30+00:00 noviembre 14th, 2018|Uncategorized|